El crimen estremece a la provincia de San Juan. La mujer habría dicho que participó del homicidio pero su abogado lo desmiente.


Por primera vez habló el abogado de Glenda Návila Aciar, la joven que está en la mira de la Justicia sanjuanina porque habría confesado cómo ella y su novio, mataron al amante que tenía y lo tiraron a un pozo negro. La investigación dio un giro este martes porque habló el letrado y desmintió todo lo difundido por los medios. Es más aseguró que la mujer nunca confesó nada a la Policía y que de haberlo hecho, esas declaraciones no tienen validez legal.

Leonardo Miranda, es el abogado defensor de Návila y rompió el silencio con el diario Tiempo de San Juan. “A raíz de los supuestos dichos que se conocieron en los medios, debo aclarar que nunca habló ni en sede policial ni en el ámbito judicial sobre cómo habrían sido los hechos que la tienen en la mira”, dijo el letrado. En concreto, según lo que trascendió, Návila se habría quebrado después de 20 días y confesado que junto a su novio Luis Montaño, mataron a Rubén Quiroga, le prendieron fuego al cuerpo y lo tiraron a un pozo negro.

De hecho, los pesquisas encontraron en el lugar restos óseos que ahora son analizados para saber si pertenecen al hombre desaparecido. Sin embargo, el abogado de Návila sostiene que eso es mentira y que la acusada todavía no habló con el juez de la causa para dar su versión de los hechos.  “No hay nada formal, ni oficial de parte de Aciar. Es muy apresurado hacer conjeturas sobre la ocurrencia de los hechos cuando ninguno de los detenidos ha declarado, ni siquiera han sido imputados. La causa está todavía en actuaciones investigativas de la Policía y no llega a manos del juez que instruye el caso (Javier Alonso)”, remarcó el profesional. 

Návila, mientras tanto, sigue detenida en los calabozos de la Comisaría 28 y espera a ser llamada para que la indague el juez. “He leído hasta que podría ser cómplice o coautora. Yo no sé de donde sacan eso, pero la verdad es que ni siquiera hay una calificación legal”, la defendió Miranda

Glenda y su pareja Luis Montaño están siendo investigados por la muerte de Rubén Quiroga, un hombre oriundo del departamento Iglesia, un distrito agrícola de San Juan. Los investigadores creen que Glenda atrajo a Quiroga a su casa donde lo esperaba Montaño para matarlo luego prendió fuego el cuerpo y lo arrojó a un pozo ciego para eliminar las pruebas. 




Comentarios