Esta medida es parte del operativo sanitario en caso de que la pandemia se desborde.


San Juan sigue siendo una de las pocas provincias argentinas sin casos positivos de coronavirus. Aun así las autoridades provinciales diseñan un plan de contingencia en presupuesto y lugares de internación ante un eventual brote. Ya compraron 140 respiradores e invirtieron una cifra millonaria para adquirir descartable y contratar personal (enfermeros y médicos). Ahora preparan 1.200 camas para el Hospital Rawson y otros espacios que fueron reacondicionados para recibir casos más leves.

Según publicó este jueves Diario de Cuyo en la provincia sanjuanina habrá una división clara entre aquellas personas que necesitan atención por el virus y aquellas que no. Por eso los pacientes que presenten un cuadro grave estarán hospitalizados en el nosocomio capitalino. Mientras que el resto será atendido en el predio del Parque Industrial de Albardón (Barrick), el autódromo El Villicum, el Polideportivo de San Martín y el Hospital Español. La idea es que no haya “contaminación” dentro de los centros entre pacientes que tienen el virus hacia otros que no lo poseen.

También se decidió que los restantes hospitales atenderán el resto de las necesidades de la población. Esto significa que la persona que está internada en terapia del Hospital Rawson por otra patología será trasladada a otra clínica. También serán derivados quienes deban operarse por otra dolencia o haya sufrido un accidente de tránsito. “Queremos tener al virus aislado y que esté encerrado”, señalaron desde Salud pública.

El Hospital Rawson atenderá los casos más graves.

Si la situación se desborda en San Juan creen que habrá 38.600 personas infectadas. Unas 7.600 presentarían alguna sintomatología, de las cuales 6.000 tendrán un cuadro leve y otras 1.600 personas tendrán un estado de moderado a crítico a causa del virus. Sin embargo los pacientes que necesitarán ingresar a terapia intensiva serán sólo 400.

“Está previsto que la concentración del estado crítico de pacientes se haga todo en el Hospital Rawson y que en los hospitales de campaña se atiendan las etapas iniciales de la enfermedad. En el predio de Albardón, que cedió la empresa Barrick, están previstas 150 camas, otras 150 en el polideportivo de San Martín, unas 250 más que se están armando en el autódromo El Villicum y hay otras 250 que irán a un lugar todavía a definir. Será entre dos o tres posibles, en función de la disponibilidad eléctrica y de servicios”, afirmó Guillermo Benelbaz, secretario Administrativo Financiero de Salud Pública.




Comentarios