Se trata de un grupo de jóvenes que viajaron el 4 de marzo y ya no pudieron volver a Argentina.


Mientras los argentinos se quedan al resguardo en sus casas, hay muchos otros que salieron del país antes de que el coronavirus se expandiera de forma exponencial y ahora no pueden volver a sus casas. Entre ellos, hay dos parejas de sanjuaninos que quedaron varados en el aeropuerto de “El Dorado”, en Colombia, y ahora viven en el lugar a la espera de ser repatriados.

María Sol Gomez y su novio, Enzo Escota, y Mariana Reta y Jonathan Alvarado son cuatro de los sanjuaninos que hace cuatro días viven en el aeropuerto.

Sol es médica y tiene 29 años, llegó con su novio Enzo el 4 de marzo y habían sacado el pasaje para ir a Colombia en septiembre. El viaje había sido planificado con meses de anticipación pero se encontraron con la pandemia. Una vez en ese país se enteraron que todo se había descontrolado y ya no pudieron volver.

“Tenía vuelo de regreso el 24 de marzo pero el martes de la semana pasada estábamos en San Andrés y nos enteramos que pasó esto. Decidimos con mi novio adelantar el pasaje, porque esto se iba a poner feo. Fuimos al aeropuerto varias veces y no nos dieron solución. El jueves pudimos volver a Cartagena, Bogotá, y salir de la isla. Llegamos el viernes y ahí compramos un vuelo a Bogotá porque sabíamos que acá estaba más concentrada toda la actividad, por ser un aeropuerto más grande”, explicó Sol a Diario La Provincia SJ.

Si bien ambos intentaron pagar un vuelo de mil dólares para volver, no pudieron conseguirlo porque “se volaron con la demanda”, explicó la joven.

“Es angustiante la situación. Estoy desde el viernes, no tenía resultados de la embajada. Nos comunicamos, nos decían bueno ya vamos a ir, se presentaron el sábado al mediodía, nos trajeron empanadas y agua. Y no supimos más de ellos hasta este lunes que volvieron y nos dijeron que no están organizando nada”, detalló. Ahora, la preocupación es mayor porque les comunicaron que este mismo martes por la noche cerrará el aeropuerto donde ahora viven y no saben qué pasará con ellos.

Lo mismo le ocurrió a Mariana Reta y Jonathan Alvarado. “Todas las personas que están varadas tienen su boleto comprado para la vuelta, pero ninguno se pudo subir a los aviones porque venían colapsados”, explicó la joven. Así las cosas, la empresa Opain, administradora del aeropuerto puso camas portátiles que son desinfectadas todos los días para que los pasajeros que quedaron varados no tengan que dormir en el piso.

“Se están comportando impecable, han puesto camas en un sector y están dando las 4 comidas, abrigo y alcohol en gel. El aeropuerto excelente. Lo que nos estuvo fallando es la embajada”, agregaron los sanjuaninos.

Además, relataron que en el aeropuerto han colocado una carpa donde realizan los estudios del COVID-19 para saber si hay personas infectadas pero hasta el momento ninguno dio positivo.




Comentarios