Se trata de la sanjuanina María Arroyo, quien sostuvo que lo ocurrido no hay que tomarlo de manera liviana.


La campaña que utilizó Jimena Barón para promocionar el lanzamiento de su nuevo sencillo generó una tremenda polémica y quedó en el ojo de la tormenta. Es que la actriz y cantante empapeló la ciudad de Buenos Aires con carteles en los que aparecía la imagen de ella junto a un número de teléfono, simulando ser una trabajadora sexual. Esto provocó un revuelo importante incluso en San Juan, donde una referente del “Foro no a la trata” repudió la cruzada de la “cobra”.

“Ella lo hace desde una situación de privilegio. Hay una cuestión comercial por su práctica como música y hace campaña en función de su actividad económica, pero tras de ello hay un 85% de mujeres que terminan en la prostitución porque no les alcanza para comer”, explicó María Arroyo, militante feminista, al diario digital San Juan 8.

La sanjuanina trabaja desde hace años en el movimiento que visibiliza la trata de niñas y mujeres. Según contó al medio, son muchas las mujeres que llegan a ejercer la prostitución por las condiciones de pobreza en las que viven y señaló que, a diferencia de Jimena Barón, ellas no pudieron elegir otra opción. “No hay que tomarlo de manera liviana, estamos atravesando una crisis importante”, agregó.

Carolina Aguirre, durísima contra Jimena Barón: “Sos una paracaidista que no sabe nada y encima nos subestima”

Arroyo se sumó a la ola de críticas que hubo en las últimas horas contra Jimena Barón. A nivel nacional quien escribió un fuerte texto fue la guionista de “Argentina, tierra de amor y venganza”. “Qué decepción, Jimena, este feminismo de nena de 16 años. Ojalá supieras que las putas tienen un promedio de vida de 30 años porque las matan a golpes, les contagian HIV y tienen traumas más serios que un veterano de guerra y que además con esta careta cool solo captan chicas jóvenes vulnerables para sus redes haciéndoles creer una vida fácil y un consentimiento sesgado por el hambre que no existe”, apuntó Carolina Aguirre.




Comentarios