Este lunes fue condenado, en San Juan, un ingeniero al que la Policía le encontró una gran cantidad de explosivos y armas de guerra. Según informaron desde la Justicia local, se llama Mario Ghilardi, de 68 años, y fue allanado por la efectivos de la Comisaría 13ra, de Rivadavia, una localidad al oeste de la provincia. La denuncia inicial era por amenazas y coacción pero el hallazgo sorprendió a los uniformados al ingresar a la vivienda.

Según publicó el diario Tiempo de San Juan, Ghilardi, apodado por los medios como el "Ingeniero Bombita", fue denunciado por un obrero que trabajaba en una casa al lado de la suya. El hombre dijo que Ghilardi lo amenazó y por eso decidió acusarlo. Los investigadores que allanaron su vivienda iban en busca de un arma de fuego, la que había utilizado para amedrentar al obrero, pero en su lugar encontraron gran cantidad de explosivos. La defensa del profesional argumentó que los explosivos estaban justificados porque Ghilardi es un especialista en demolición y finalmente sólo fue juzgado por tener ilegalmente un arma de fuego.

Además de los explosivos, en la vivienda de Ghilardi había una moto de la cual no tenía los papeles y un arma de guerra, cuya tenencia no estaba autorizada. El ingeniero en Minas quedó inmediatamente a disposición de la Justicia de Flagrancia y, este lunes, fue condenado. Al no tener antecedentes penales, el juez le dio la posibilidad de la "probation". Así las cosas Ghilardi deberá hacer trabajos comunitarios en la Municipalidad de Rivadavia para no ir preso y le pagará una reparación simbólica de 2 mil pesos al Hogar de Ancianos de la provincia.