Lorena sufrió una brutal golpiza que la dejó cuadripléjica. Estuvo rehabilitándose en Córdoba y ya regresó a su provincia.


Después de una larga recuperación en la ciudad de Córdoba, Lorena Bustos volvió a San Juan y se reencontró con su familia. Se trata de la mujer de 35 años que en 2017 fue brutalmente atacada por el “sátiro” de San Martín, un violador serial que la golpeó hasta dejarla cuadripléjica e intentó abusarla. Ahora, acompañada por su madre e hijos, se recupera en su provincia natal.

Lorena tenía 33 años cuando fue empujada a un desagüe por un delincuente de apellido Olivera. Ocurrió el 16 de febrero de 2017, cuando la mujer volvía de su trabajo en bicicleta y en el camino se topó con un motociclista que, sin mediar palabras, le pegó una patada y la tiró al piso. El sujeto le robó su celular y la volvió a patear, hasta que la víctima cayó a un pozo de más de dos metros de profundidad. Si bien fue asistida rápidamente, a las pocas horas sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) y quedó cuadripléjica.

La mujer, tras el brutal ataque.

Estuvo internada en el Hospital Guillermo Rawson, pero decidió continuar su tratamiento en un centro de rehabilitación de Córdoba. Tras un año en la vecina provincia regresó a su casa y con sus hijos, quienes quedaron a cargo de sus tías y su padre mientras permanecía lejos. El Ministerio de Desarrollo Humano le entregó un bipedestador para que pueda pararse.

Lorena avanzó en Córdoba, de allá regresó sin la gastrostomía ni la traqueotomía que tenía cuando fuimos, y está un poco más descomplejizada. Puede mover su parte izquierda, pero aún falta la derecha que tiene un poquito de movimiento“, contó su mamá, Nélida Algañaraz, a Canal 8.

El acusado, de apellido Olivera, se quitó la vida a los pocos meses de aquel aberrante hecho. Era considerado el violador serial de la localidad de San Martín, con al menos tres ataques a mujeres.





Comentarios