Durante la jornada del sábado, una mujer de 93 años, identificada como Milka Roasenda, fue asaltada en su domicilio por ladrones quienes, al no encontrar nada, la golpearon salvajemente. La víctima se encuentra internada en la Clínica Enrique J. Carrá en grave estado, con un fuerte golpe en la cabeza y varias costillas fracturadas. El hecho es investigado por el fiscal Bernardo Alberione.

El hecho ocurrió el sábado pasadas las 20hs. en su domicilio de calle Sarmiento al 400, en barrio Catedral. Fuentes cercanas a la víctima indicaron que la propia anciana habría abierto la puerta de la vivienda a los ladrones, quienes buscaban dinero y al no encontrarlo la golpearon. Fue encontrada por su nieto, cura párroco de la Iglesia Perpetuo Socorro, quien se comunicó con la policía y un servicio de emergencias que trasladó a la mujer hacia el nosocomio.

Los vecinos de la anciana le manifestaron al sacerdote que no la habían visto esa tarde, algo que llamó la atención, dado que es muy común verla en la calle. Según el propio nieto expone en declaraciones a El Periódico, su abuela es una persona muy activa y con fuerza, que no se entiende porque tanto ensañamiento con una persona indefensa.