No toda la ciudad se puede resguardar del COVID-19, algunos vecinos de diferentes rubros, son el impulso diario de la ciudad de San Francisco. El sector alimenticio, fábricas, almacenes y supermercados; el rubro del transporte, como la remisería y los deliberys; el infaltable servicio de la salud, enfermeros, médicos, y especialistas varios, son ejemplos de quienes circulan diariamente por las silenciosas calles de la localidad.

Para controlar la situación y contribuir a la cuarentena junto al cuidado sanitario e higiene de la comunidad, el municipio montó un espacio de desinfección gratuita de vehículos en la planta de Amos en la intersección de las avenidas Cervantes y Savio (con ingreso por Av. Savio 180). El servicio está disponible de lunes a viernes de 8 a 14 y los sábados de 8 a 12. El procedimiento tiene una duración aproximada de 10 minutos.

En esta tarea, se desinfectan puertas, manijas de autos, cubiertas, y la tapa del tanque del combustible, con una solución de agua y cloro al 4%. A los asientos traseros de los vehículos, se los rocía con agua y alcohol. Durante un día normal, son 250 los vehículos que atraviesan las mangueras pulverizadoras. Se aclaró que entre todos reúnen a los transportes de reparticiones oficiales, fuerzas de seguridad, taxis y remises. Se renueva cada un día el certificado que establece la desinfección.