A partir de la próxima semana, podrán colocarse vacunas de Pfizer y Moderna contra el Covid-19 en bebés y niños desde los seis meses de vida. La autorización de urgencia fue otorgada por la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) por considerarlas “casi seguras” para esa edad.

El esquema en cuestión será de dos dosis de Moderna en niños de entre seis meses y cinco años; mientras que de Pfizer serán tres dosis, entre los seis meses y los 4 años. Este grupo etario es el único que no había recibido ninguna protección en el país norteamericano.

Vacuna Moderna para bebés en Estados Unidos. Foto: Orlando Pelichotti

Por otra parte, también se aprobó la vacuna de Moderna para niños y adolescentes de entre 6 y 17 años. La de Pfizer ya estaba autorizada desde los 5 años.

Antes de que se comiencen a colocar, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también deben autorizarlas. Esto se daría luego de una reunión de un comité asesor de expertos, que se realizará en breve. Mientras tanto el Gobierno estadounidense aseguró que de inmediato se enviarán 10 millones de dosis a todo el país, seguidas de millones más en las semanas siguientes. En Estados Unidos, hay unos 20 millones de niños de cuatro años o menos.

Cómo funcionan las vacunas en los niños

Ambas vacunas se basan en el ARN mensajero, que entrega el código genético de la proteína pico del coronavirus a las células humanas que luego la cultivan en su superficie, entrenando al sistema inmunitario para que esté listo. La tecnología ahora se considera la principal plataforma de vacunación de Covid.

Antes de autorizarlas, se hicieron cientos de pruebas en niños. Foto: Orlando Pelichotti

Cabe mencionar que las vacunas se probaron en ensayos en miles de niños, y logró establecerse que desencadenaban niveles similares de anticuerpos que en adultos. La eficacia contra la infección fue mayor para Pfizer, y la compañía la colocó en un 80%, en comparación con las estimaciones de Moderna del 51% para niños de seis meses a dos años y el 37% para niños de dos a cinco años.

Sin embargo, la cifra de Pfizer se basa en muy pocos casos, por lo que se la considera preliminar. También se necesitan tres dosis para lograr su protección: la segunda tres semanas después de la primera, y la tecera, ocho semanas después de la segunda.

La vacuna de Moderna debería brindar una fuerte protección contra la enfermedad grave después de dos dosis, administradas con cuatro semanas de diferencia. Pero la compañía está estudiando agregar un refuerzo que elevaría los niveles de eficacia contra la enfermedad leve.