España se suma esta semana a países como Francia, que tienen vetado el uso de Bisfenol A para recipientes que contengan alimentos.

Cada vez son más los estudios científicos que confirman que esta sustancia tiene la capacidad de “pasar” de los envases plásticos al organismo de las personas. Al calentarse los envoltorios o exponerlos a altas temperaturas, estas particulas se desprenden y se incorporan al alimento en cuestión.

Especialistas sugieren no calentar envases de plástico Foto: Instagram

El proyecto de Ley considera necesario “fomentar la reducción del contenido de sustancias peligrosas en materiales y productos de acuerdo con los requisitos legales armonizados relativos a dichos materiales y productos establecidos a escala de la Unión Europea”.

¿Qué causa el Bisfenol A?

Una investigación del grupo de Oncología Básica y Clínica del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada realizó un estudio donde encontraron una relación directa entre niveles altos de bisfenol A (BPA) en niños de 9 a 11 años y problemas de pensamiento y comportamiento evidenciados en su adolescencia, entre los 16-17 años.

Fuertes polémicas por el uso de plásticos en frutas y verduras. Foto: Instagram

Por su parte, el Programa de Investigación en Salud Ambiental del Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires relevó la presencia de Bisfenol A en mujeres gestantes asistidas en el centro de salud porteño y concluyeron que el 90% de las embarazadas tenían niveles de BPA en su orina.

Carla Ferloni, parte de ese equipo, explica que el Bisfenol A: “Actúa como un disruptor endócrino. Esto mimetiza la acción que tienen las hormonas del cuerpo. Se vio que está relacionado con la obesidad, pero también con algunos tumores relacionados con lo hormonal, por ejemplo, el cáncer de mama”.

Reciclaje de botellas Foto: Instagram

En Argentina, el Bisfenol está prohibido en mamaderas

En el año 2012, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió la fabricación, importación y comercialización de mamaderas que contengan bisfenol A.

“Cuando estos materiales se calientan en determinadas condiciones, existe el riesgo de que pequeñas cantidades de BPA se desprendan de los recipientes que contienen alimentos y bebidas, pasando a estos productos, y pudiendo ser ingeridas”, decía la Disposición 1207.

Sin embargo, especialistas dudan del control por parte del Estado de esta normativa.

“Algunas mamaderas que se están poniendo a disposición de poblaciones más vulnerables, son muy baratas. Nos queda la duda de si están controladas por algún mecanismo estatal”, sostienen médicos e investigadores.