El miércoles pasado en el complejo municipal de Campo Quijano se realizó la audiencia para tratar el aumento del boleto del colectivo urbano en Salta. De los 11 inscriptos para participar se presentaron 7, quienes expusieron su postura respecto al inminente incremento del transporte.

En enero, la empresa SAETA había propuesto una suba de entre el 35% y el 40%, un porcentaje que organizaciones sociales y políticas definen como un “boletazo”. Al finalizar el encuentro, el presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), Marcelo Ferraris hizo un balance positivo de la jornada. “Hemos tenido la posibilidad de escuchar a representantes de ONGs, algunos representantes de partidos políticos y a gente de la zona. Nos llevamos varias inquietudes y cuestiones a analizar respecto a la prestación del servicio”, explicó.

Ferraris también anticipó que el organismo se tomará su tiempo para analizar todo lo expuesto durante el encuentro, y a partir de ahí tomará un decisión concreta sobre el aumento del boleto. Desde Saeta se adujo que es necesario adecuar el precio del servicio a las constantes subas de los costos en los insumos. También se destacó el bajo nivel de recaudación que hubo el año pasado como consecuencia de la cuarentena y el cierre de actividades en la peor etapa de la pandemia del coronavirus.

Si bien la audiencia del miércoles era de carácter público, no se permitió el ingreso de público y la prensa pudo ingresar al final del debate, según publica diario El Tribuno. La razón principal para impedir la cobertura fue que “no pueden estar más de ese número de personas juntas para prevenir los contagios por coronavirus”.