A fines de noviembre, se conoció la historia de Anselmo Mendoza, un formoseño que diecinueve años atrás viajó a Salta en búsqueda de trabajo, pero perdió la memoria y no se supo nada de él. Dos salteñas solidarias lograron reencontrarlo con su familia, mostrando un relato emotivo y enternecedor de familia y lucha. Sin embargo, en el día de ayer se hizo pública la trágica noticia de que, tras reencontrarse con su familia, Anselmo falleció por una complicación médica.

El 11 de diciembre, el medio Mensaje Directo Noticias informó que la hija de Anselmo les comunicó que el formoseño había sido internado esa madrugada en el hospital de alta complejidad de Formosa. El hombre ingresó al nosocomio con bajos signos vitales, padeciendo una neumonía severa. Se inició entonces una cadena de oración por su salud, pero lamentablemente ayer se dio la triste noticia.

En el mismo medio, se informó que el domingo 20 falleció Anselmo, tras las complicaciones en su internación. Las redes se llenaron de condolencias para toda la familia, siendo que la historia de Anselmo había conmovido a todos los salteños.

Anselmo Mendoza tenía 54 años, y 19 años atrás llegó a la provincia por trabajo. Vivía en las calles, desorientado, y se hacía llamar Elino Mendoza, el nombre de su hermano. Belén Ruiz y Vanesa Morales, dos mujeres de Pichanal que colaboran con personas en situación de calle, publicaron fotografías de Anselmo en redes de Formosa y finalmente pudieron ayudarlo a reencontrarse con su familia. El hombre estaba entonces ya en un mal estado de salud, puesto que tenía una hernia y estaba extremadamente desorientado.

El formoseño recuperó parte de su memoria tras una primera videollamada con su hija de ahora 35 años. Pudo también poder ver a sobrinos, nietos y hermanos, un consuelo al conocer la triste noticia de su fallecimiento.