El ex intendente de Aguaray, Jorge Enrique Prado, continuará con prisión preventiva por disposición del juez federal de Garantías, Gustavo Montoya y del fiscal general, Eduardo Villalba, quien lleva adelante la investigación. Lo confirmó la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta.

Prado, acusado por el robo de caños del Gasoducto NEA, fue detenido el 18 de noviembre pasado por pedido del fiscal Villalba en una confitería del barrio Tres Cerritos, en la capital salteña. Ese mismo día, el fiscal amplió la acusación penal en contra del exintendente, del exsecretario de Hacienda del municipio, Fredy Céspedes y del empresario mendocino Diego Alos, dueño de la firma OSYP S.A.

Gasoducto del NEA

La acusación penal se amplió por delitos de robo agravado, defraudación a la administración pública y falsificación de instrumento privado. Sobre este punto, la fiscalía presentó nuevas pruebas que comprometieron aún más la situación de Prado, Céspedes y Alos, como los principales responsables de una organización criminal que tuvo como objeto la desafectación de bienes del Estado, como los caños del gasoducto, para sacar provecho personal con su comercialización en el mercado negro.

El escándalo por la participación de Jorge Prado en el robo de caño de la obra nacional Gasoducto NEA se desató meses atrás y le costó el cargo como intendente de Aguaray luego de que las cámaras de Diputados y Senadoras aprobaran la intervención del municipio. Prado no había cumplido un año de mandato. El interventor de Aguaray es Adrián Zigarán.