El sábado pasado, la preocupación por el coronavirus quedó dentro de un paréntesis cuando la Selección Argentina ganó la tan ansiada Copa América. Hubo festejos en todo el país, y Salta no fue la excepción. Las concentraciones masivas fueron en la Plaza 9 de Julio y en el Monumento a Güemes, y aunque según detalló la Policía no hubo incidentes, preocupa la situación epidemiológica. En ninguno de los dos epicentros de la fiesta se respetó el distanciamiento social.

“Ver estas imágenes preocupa”, opinó el jefe de Terapia Intensiva del Hospital Papa Francisco, Ricardo León. “Veremos qué pasa de acá a dos semanas con estos festejos, sin dudas puede generar un alza en el número de casos”, consideró el médico quien, junto a muchos profesionales de la salud, está en la primera línea de lucha contra el COVID-19.

Por su parte, el secretario de Seguridad, Benjamín Cruz, aseguró que fueron más de 150 mil salteños los que se abocaron al festejo. Explicó que los sobrepasó la cantidad de gente que se acercó a la plaza 9 de Julio apenas finalizado el encuentro. “Fue algo imprevisto. Tratamos de controlar la situación tanto en el monumento Güemes como en Plaza 9 de Julio para que las personas utilicen los elementos de protección y cumplan las medidas de seguridad”, enfatizó. “Al comienzo fue una caravana de vehículos pero luego no se pudo manejar en el sentido de que se bajaban de vehículos, entraban de distintos sectores, y accesos a la Plaza 9 de julio y de golpe la plaza se llenó”, finalizó.