El 21 de octubre de 2018, Mirna Antonella Di Marzo quedó tendida y malherida en la calle tras recibir una brutal golpiza a la salida de un boliche en el municipio salteño de General Güemes. Murió tres meses después y su agresor, José Gustavo Gareca, fue condenada a prisión perpetua tras un juicio que se llevó a cabo en el 2020.

Tras la sentencia, su abogado defensor presentó un recurso de casación para disminuir la pena pero los jueces Luciano Martini y Ramón Medina determinaron que ninguno de los motivos esgrimidos por la defensa del acusado, alcanzan a conmover la sentencia impugnada. Sostuvieron, además, que la reconstrucción pretérita del hecho y la responsabilidad del acusado, encuentran debido sustento en la prueba producida.

José Gustavo Gareca llegó a juicio en agosto de 2020, acusado del homicidio agravado por mediar violencia de género en perjuicio de Mirna Antonella Eva Di Marzo. La madrugada del 21 de octubre de 2018, la mujer trans fue encontrada tendida en la vía pública por una patrulla en la ciudad de General Güemes. Se encontraba inconsciente, visiblemente golpeada y semidesnuda, por lo que fue asistida y permaneció internada hasta el 27 de enero de 2019, cuando falleció.

El juicio se desarrolló entre el 3 y el 12 de agosto de 2020, la audiencia estuvo presidida por el juez Roberto Faustino Lezcano, quien a hizo lugar a la solicitud del fiscal penal Ramiro Ramos Ossorio y le impuso al acusado, la pena de prisión perpetua y lo declaró reincidente.