Consideradas focos de contagios, las reuniones familiares y sociales están prohibidas en todo el territorio provincial y nacional. Sin embargo, a un vecino del barrio Siglo 21 pareció no importante la restricción y organizó dos fiestas clandestinas en una semana.

La primera fue el sábado 19 de septiembre. Los vecinos llamaron a la Policía, que llegó al lugar y labró un acta de infracción por incumplir con el protocolo biosanitario al dueño de la casa, y a otras 29 personas que se encontraban en el lugar.

No obstante, el martes 22, el joven de 30 años volvió a organizar otra juntada en la misma casa. Los vecinos reiteraron su llamado a la Policía. Los efectivos fueron a la vivienda y constataron que el hombre había reincidido en el delito de violar las normas establecidas por el Gobierno provincial para evitar la propagación del coronavirus. Exequiel Rodrigo Ayllón fue imputado. 

En sus fundamentos para solicitar detención y allanamiento, el fiscal penal Molinati sostuvo que la reiteración delictiva, denotó un mayor desprecio por las medidas sanitarias dispuestas por la autoridad competente. "El Estado tiene derecho a procurar seguridad frente a individuos que reinciden persistentemente en la comisión de delitos", remarcó.