El domingo pasada se realizó una nueva marcha en contra del Gobierno nacional. En Salta, la concentración fue en el monumento Güemes, en plena crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus. Los manifestantes llegaron con banderas de Argentina, y algunos agredieron a periodistas que trabajan en la cobertura de la movilización.

El periodista Alexis Miranda, corresponsal de A24, recibió una trompada de una persona que tenía el barbijo con el logo del Partido Libertario y el fotoreportero Javier Corbalán fue escupido por otro protestante.

La Asociación de Periodistas de Salta (APES) y el Sindicato de Prensa de Salta (SIPrenSal) manifestaron su apoyo a los colegas agredidos. "Condenamos también la pasividad de los agentes policiales que se encontraban en el lugar, quienes no hicieron nada para proteger la integridad física de los colegas, ni para identificar a sus agresores. Reclamamos a la Justicia que investigue el hecho, que dé con los responsables y les aplique las sanciones que les pudieran caber. Finalmente, solicitamos a los propietarios y directores de medios de comunicación que reduzcan la exposición de sus trabajadores a lo mínimo indispensable, además de asegurar los elementos de protección personal y su cobertura médica", expresaron desde SiPrenSal.

El ataque fue también repudiado por del gobernador Gustavo Sáenz. "No toleraremos estos actos de violencia. Di instrucciones al ministro de Seguridad para que cuanto antes identifique a los agresores. Reitero mi repudio y condena contra toda acción que atente contra la libertad de prensa", publicó en Twitter el mandatario.