Los puesteros de la feria del Parque San Martín decidieron no atender al público durante 7 días para prevenir contagios tras el caso positivo de coronavirus de una de las vendedoras.

Carlos Godoy, el presidente del Centro de Vendedores Ambulantes, señaló en Aries FM que la mujer trabajó hasta el jueves de la semana pasada, y que el contagio se habría dado porque la madre de la mujer trabaja en Vaqueros con el minero que vino de Jujuy.

La decisión fue tomada por los mismos puesteros para prevenir el contagio, aunque el administrador no estaba de acuerdo. Para ellos, la salud tanto de clientes como vendedores es la prioridad. Por ello prefieren cerrar, aunque signifique perder diez días, pues la mayoría de los vendedores son gente mayor.