Este miércoles, la frecuencia de colectivos en Salta disminuirá un 10%, de acuerdo a lo establecido por el Comité Operativo de Emergencias, con el objetivo de reducir la circulación de pasajeros y en sintonía con la disminución de empleados públicos que trabajaran presencialmente.

La medida fue anunciada el pasado domingo por el gobernador de la Provincia, Gustavo Sáenz, y el Ministro de Gobierno, Ricardo Villada.

Claudio Mohr, titular de SAETA remarcó que si bien la frecuencia va a ser menor, la idea es que los usuarios no lo perciban.

Estarán habilitados para utilizar el transporte público las personas con permiso de circulación (de sus domicilios a sus lugares de trabajo y viceversa), jubilado que deban cobrar haberes según el cronograma de Anses, y personas que acudan a turnos médicos y bancarios.

Personas sin permiso de circulación y niños deberán abstenerse de utilizar los colectivos: "Va a depender del compromiso social e individual", dijo Mohr.

A partir de agosto, la empresa contará con una aplicación y otras herramientas que permitirán a los pasajeros saber cuándo llega el colectivo y cargar saldo.