En un ataque de celos, el violento se despertó en medio de la noche y comenzó a golpearla en la cama.


El pasado 3 de julio, María Ester Soria, una mujer de 21 años llegó junto a su bebé de 1 años y su pareja, Héctor Gabriel Escalante, de 32, con el que estaba hace cinco meses, a la habitación que ambos alquilaban en el barrio salteño de Villa Asunción. Cuando estaban por irse a dormir, el hombre decidió revisarle el celular y, al encontrar algo que no fue de su agrado, se desató una acalorada discusión por celos.

La cosa no pasó a mayores y la pareja se fue a acostar. Pero, mientras la mujer dormía, Escalante, atacado por los celos, se levantó, comenzó nuevamente con los reclamos y luego a golpearla violentamente hasta dejarla inconsciente en el piso.

Cuando volvió en sí, Soria le pidió a su pareja que llamara una ambulancia porque sentía mucho dolor, pero el agresor se negó. Recién a las 8 de la mañana Escalante decidió llevarla al hospital en una moto, primero pasando por la casa de la madre de la víctima, donde dejaron a la beba.

Cuando llegaron al centro de salud, la derivaron al hospital San Bernardo por la gravedad del cuadro. Y finalmente fue trasladada al Hospital Público Materno Infantil, donde tras una ecografía, se la operó para extirparle el bazo.

La fiscalía imputó este lunes a Héctor Gabriel Escalante como autor del delito de lesiones gravísimas calificadas por la relación de pareja y por mediar violencia de género.




Comentarios