El municipio había regresado a fase 1 debido a los contagios de las últimas semanas.


Tartagal vive días de preocupación y tensión a raíz de los contagios de coronavirus. El primer caso, que se confirmó la semana pasada, fue un médico que trabaja en el hospital público y en una clínica privada de esa ciudad.

Antes esta situación epidemiológica, el intendente Mario Mimessi optó por volver a la fase 1 del aislamiento, sin embargo, este miércoles 1 de julio flexibilizó algunas actividades y pidió a la comunidad que salga lo menos posible.

Desde este jueves 2 de julio podrán abrir sus puertas los locales de venta de elementos de seguridad y salubridad, de insumos textiles, servicios postales y de paquetería, compañías no bancarias de cobro de impuestos y servicios, servicio de taxis y remises para traslados por cuestiones de abastecimiento y salud. Los días y horarios de atención fijados son de lunes a sábado de 8 a 16.

Los restaurantes y bares seguirán cerrados. “Nos duele como a ustedes restringir su derecho al trabajo, pero insistimos en el valor supremo de la vida y la salud”, destacó Mimessi. 




Comentarios