No se celebrarán misas y los feligreses deberán respetar una distancia de dos metros.


Después de 50 días cerrada por la pandemia, la Catedral Basílica volvió a abrir sus puertas pero con un protocolo para evitar contagios de coronavirus que los fieles deberán respetar.

En el templo se permitirá un cupo máximo de 100 personas y no se oficiarán misas. Además los feligreses deberán usar el barbijo obligatorio y mantener la distancia correspondiente. El horario de visitas es hasta las 12 del mediodía. 

El vicario de la catedral, Daniel Ochoa, explicó que las personas que ingresen a rezar deberán sentarse en el medio de los bancos. Los que estén atrás o delante de esa persona que se ubicó en la mitad del banco, deben sentarse en los extremos de la banca con el fin de mantener un distanciamiento de más de dos metros.

“Quienes quieran ingresar no pueden tocar las imágenes y al momento de sentarse deben respetar la distancia ya marcada”, detalló Ochoa. También aclaró que el ingreso de los fieles será acorde a la terminación del DNI, es decir lunes, miércoles y viernes para los pares; martes, jueves y sábados para impares; mientras que el domingo será indistinto.




Comentarios