Tras el anuncio de aislamiento total y obligatorio para todos los argentinos hasta el 31 de marzo, muchos aprovecharon que los comercios de mercaderías están abiertos para abastecerse.

En plena cuarentena, durante la mañana del viernes hubo largas filas de autos para entrar al mercado Cofruthos, ubicado en la zona sur de la capital salteña. La fila de autos llegaba hasta el Centro Centro de Convenciones de Limache.

El aglutinamiento de gente dentro del mercado de abasto representa un potencial peligro en un tiempo donde el Gobierno pide permanecer en las casas para evitar que el CODIV-19 se propague y colapse el sistema de salud.

En zona sur, los salteños también se agolparon en el Hiper Libertad, donde deben soportar demoras.