En un contexto crítico, la situación comienza a estabilizarse, manifestó el ministro de Desarrollo Social de la Nación.


Ayer jueves, en plenos actos de conmemoración por la Batalla de Salta en la ciudad capital, se notó la ausencia del gobernador de la provincia, Gustavo Sáenz.

Y es que tanto él como el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, realizaron una nueva visita al norte de la provincia para supervisar las tareas que se están llevando a cabo para aliviar la situación de las familias más afectadas por la pobreza y las inundaciones.

Después de visitar distintas comunidades de Alto de la Sierra, a 70 kilómetros de Santa Victoria Este, Arroyo aseguró que gracias a la entrega de módulos alimentarios, entre otras tareas de asistencia, la situación de desnutrición está comenzando a estabilizarse.

Sáenz y Arroyo (21/2)

“En un contexto muy crítico, la situación está empezando estabilizarse”, manifestó el funcionario. Cabe destacar que si bien la entrega de módulos alimentarios y agua potable significa un alivio, es una solución a corto plazo.

Arroyo también hizo referencia a los rastrillajes que se realizan en distintas zonas para dar con las familias más vulnerables y detectar casos de desnutrición infantil. Además, manifestó que los caciques de las distintas comunidades solicitan cambios estructurales, como pozos de agua y proyectos de producción. Ambas medidas a largo plazo.

El pasado lunes Nación anunció la inversión de un millón de dólares para la creación de siete pozos de agua en la zona de Santa Victoria Este, una de las áreas más afectadas por la desnutrición, que lleva varios casos de niños muertos por esta causa.

Por otra parte, el gobernador Gustavo Sáenz adelantó que se encuentra en estudio la perforación de 30 pozos de agua repartidos entre los departamentos de Orán, Rivadavia y San Martín.




Comentarios