En la madrugada de este jueves cayeron 130 milímetros, lo que provocó caídas de árboles, destrozo de calles y casas inundadas.


En la madrugada de este jueves un infierno de agua se desató sobre la localidad salteña de San Lorenzo. Pasadas las 5 de la mañana, un trueno arrancó de su cama a más de un sanlorenceño, mientras una lluvia torrencial se descargaba y comenzaba a anegar calles y cargar arroyos.

Pasaban los minutos y el agua comenzó a transformarse en un verdadero problema, los arroyos que bajan del cerro cargados de agua, piedras, palos y basura, desbordaron y se volcaron a las calles de tierra, que a su vez se transformaron en caudales de agua imparables y se metieron en las casas, causando serios destrozos.

En total llovieron 130 milímetros en apenas unas horas. Y el saldo que dejó la lluvia fue calles destrozadas, árboles caídos y familias sumidas en la desesperación al ver hasta un metro de agua dentro de sus casas. Más de diez familias tuvieron que ser asistidas por el equipo municipal, principalmente aquellas que viven en calles Belgrano y Virgilio García.



Comentarios