Personal de Vialidad trabaja con máquinas para despejar la zona. Hay rutas cortadas.


Calles inundadas y rutas cortadas fue el saldo que dejó la fuerte tormenta desatada el miércoles por la tarde en Salta. Las consecuencias se sintieron también en los valles. En el camino a la localidad de Cachi hubo un derrumbe  que obstruyó el paso vehicular.

El desprendimiento de rocas y barro se produjo durante la mañana del jueves y personal de Vialidad Nacional está trabajando para despejar la zona.

El primer corte se registró anoche en la Cuesta del Obispo, a la altura del Paso de Sirena por un arroyo crecido que trajo piedras y barro. A primera hora del jueves enviaron las máquinas necesarias para poder limpiar el camino y que los vehículos pasen con normalidad.

Mientras hacían las tareas que contemplan cortes intermitentes se registró un nuevo derrumbe, que complicó los trabajos. Algunas rutas siguen cortadas y en otras recomiendan circular con precaución. 




Comentarios