Ante la falta de respuesta municipal, la comunidad originaria debió hacer con lo poco que tenía para darle sepultura al familiar después de casi dos días de fallecido y 40º de calor.


Otra terrible postal de la desidia y pobreza que se vive en el municipio salteño de Santa Victoria Este, ubicado en el extremo noreste de la región de Bermejo se viralizó por las redes sociales.

Y es que una familia del paraje San Bernardo, perteneciente a la comunidad originaria Alto La Sierra, debió enterrar a un familiar envuelto en plástico, otra consecuencia de la falta de recursos y pobreza extrema que se vive en el norte de Salta.

Según trascendió, la familia del difunto pidió ayuda a la municipalidad, que recientemente cambió de manos, y si bien prometieron una respuesta, pasadas unas 36 horas con el cuerpo expuesto a los 40ºC, la situación se volvió insostenible y debieron envolver el cuerpo en plásticos para darle sepultura en el cementerio.

Las terribles imágenes no solo muestran el lamentable hecho, sino que pintan un cuadro un poco más global, donde se puede ver el piso de tierra en que se encuentra el cuerpo, dentro de una choza hecha de palos y bolsas de plástico, hombres con las manos envueltas en bolsas para protegerse al tacto del cadáver en putrefacción.

“Así se sepulta a la gente de los pueblos originarios en Santa Victoria Este,” reprocha el hombre detrás de la cámara, e invitó a las autoridades municipales y del hospital a reflexionar sobre la terrible situación.




Comentarios