La ronda de testimoniales concluyó el 30 de mayo. Al final de día podría conocerse el veredicto del Tribunal. 


Será una jornada intensa y decisiva en el juicio contra Mario Condorí por el femicidio de Cintia Fernández. Después de un cuarto intermedio de seis días, durante los cuales imputaron a tres testigos por falso testimonio, la audiencia debate reanudará hoy con los alegatos de las partes. Al final de día podría conocerse el veredicto del Tribunal. 

El juicio comenzó el 13 de mayo con la declaración del único imputado, Condorí, quien insistió en su inocencia. “Yo no maté a Cintia y no tuve nada que ver”, aseguró frente al Tribunal. La audiencia se prolongó hasta el 30 con las declaraciones testimoniales de la madre de la víctima, de vecinos y amigos de Cintía, también de policías y forenses que investigaron la escena del crimen. 

Cinthia Fernández fue asesinada en abril de 2011 (Web)

De acuerdo a los peritajes, Cintia Fernández fue asesinada el 28 de abril 2011 en su departamento en Parque La Vega. Su mamá, Ana, encontró el cuerpo el 3 mayo. 

Durante su testimonio, una vecina contó que misma dejó pasar a Condorí, al edificio el 26 de abril de 2011 alrededor de las 22. Relató también que en los días sucesivos comenzó a sentir olores nauseabundos cada vez eran más intensos, y destacó que el 1 de mayo había olor a sahumerio. 

Tres imputados durante el juicio

Gimena Núñez fue imputada por falso testimonio durante el juicio por el femicidio de Cintia Fernández (Fiscales Penales)

La hipótesis acerca de que hubo encubrimiento por parte de la Policía entorno al femicidio fue tomando cada vez más fuerte. Distintos peritos declararon que la escena del crimen no era la original, es decir que tanto el cuerpo como las pruebas habrían sido movidos previo al arribo de los forenses.

Además, durante el juicio, hubo tres testigos que fueron acusados e imputados por falso testimonio. Se trata de la oficial Gimena Núñez, exjefa de Condorí, que trabajó seis meses en la investigación. También el expolicía Calixto Mamaní y José Antonio Ormeño, quien se desempeñaba como administrador del edificio donde fue el crimen. 






Comentarios