Luego de que un usuario descubra las particulares respuestas que da “Boti”, el chatbot de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, otros tantos internautas comenzaron a probarlo. El divertido asistente virtual se hizo viral en Twitter y no precisamente por la información brindada a los vecinos.

//Mirá también: Abandonó a su perro porque no era de raza y su novia lo dejó tirado en la ruta

Las divertidas respuestas del bot de la CiudadFoto: Twitter

El robot de la Ciudad responde con mensajes establecidos, a través de WhatsApp, a preguntas de los ciudadanos sobre la pandemia o trámites a realizar. Sin embargo, a una persona se le ocurrió comenzar a dialogar con Boti como si hubiera una persona detrás del teléfono.

Un usuario lo comparó con la película HerFoto: Twitter

Okey, creo que acabo de tener sexo virtual con el bot de la ciudad”, escribió el usuario junto a una captura de pantalla donde se podía leer la conversación. Es que el intercambio de mensajes incluyó una serie de emojis con el tono elevado.

El bot hace chistes si se le pide unoFoto: Twitter

Caritas mandando besitos, sudando o babeándose, lenguas, labios y fueguitos fueron algunos de los ejemplos, entre mensajes como “¡Otro!” y “¡Oh, sí!”.

También juega con las banderas y los emojisFoto: Twitter

El tweet se hizo viral y otras personas comenzaron a probarlo. Uno mando un emoji con besitos y recibió “¡Otro!” al mandar la misma carita. Además, escribió “Her (2013)”, haciendo referencia a la película protagonizada por Joaquin Phoeneix, quien se enamora del sistema operativo de su computadora.

Incluso recomienda cuidarse al tomarFoto: Twitter

//Mirá también: Un gato gordo intenta subir a un cochecito de bebé y el divertido momento se hizo viral en Tik Tok

Pero sus respuestas no terminar allí. Boti cuenta chistes, da adivinanzas, juega con las banderas y los emojis e incluso dice cosas como “Ojo con tomar de más eh...”.

Hasta dice que el flan va con dulce de lecheFoto: Twitter

También hace referencia a temas argentinos como que el flan va con dulce de leche, el mate es “bien nuestro” y ante la bandera de Chile en vez de adivinarla, prefirió callar.