La profe rosarina María Cristina Gómez utiliza la pasión adolescente por el celular para realizar actividades y juegos en el aula. Su método acaba de ser reconocido por Global Teacher Prize, el premio Nobel de la educación.


E l teléfono está en todas las manos y en todas partes. La irrupción de los smartphones fue siempre un quebradero de cabeza para los docentes, que observan casi con resignación como sus estudiantes no pueden sacar los ojos de las pequeñas pantallas.

La docente María Cristina Gómez –que enseña en escuelas públicas del Gran Rosario– decidió hacerle una toma de judo al problema y utilizar los celulares en clase como armas de aprendizaje.

Siguiendo esa vieja premisa de “Si Mahoma no va a la montaña…”, María Cristina ideó un método que incorpora el uso en clase del celular para enseñar Historia, Formación Ética y Ciudadana y Sociología. Entre otras cosas, utiliza aplicaciones como Kahoot para crear juegos interactivos y de preguntas y respuestas relacionados con los temas que dicta en clase.

Y creó el blog “Profe Cristina” un espacio en la web en el que vuelca videos, películas, textos y contenido audiovisual que luego los chicos y chicas retoman en clase, profundizando los contenidos y vinculando lo que ven en el blog con las bibliografías de cada materia.

Su iniciativa no solamente fue estupendamente recibida por los estudiantes, sino que fue seleccionada entre 10.000 casos de todo el mundo para competir por el Global Teacher Prize, un prestigioso galardón de la Fundación Varkey, que es considerado como el premio Nobel de la Educación.





Comentarios