Luego de que su madre revelara el método con el que combatió el trastorno nutricional, te detallamos cómo actúa esta terapia en las personas.


La enorme repercusión que generó la publicación de Cande Tinelli en las últimas horas, mediante la que confesó que sufrió anorexia durante muchos años de su juventud, provocó que su propia madre revelara que su hija superó esos trastornos alimenticios mediante la equinoterapia. Pero, ¿cómo funciona esta técnica?

Este método alternativo utiliza al caballo y las técnicas de equitación para mejorar la salud de las personas y, generalmente, se aplica en discapacitados pero no es beneficiosa para cualquiera. 

“En la equinoterapia se trabaja dentro de un abordaje interdisciplinario, es decir, con un equipo compuesto por profesionales de diferentes áreas trabajan sobre las capacidades de la persona para desarrollar su dificultad”, contó Marina Rodríguez, presidente de la Asociación Argentina de Equinoterapia (AAE), en diálogo con TN

Por otra parte, cabe destacar que es uno de los pocos métodos terapéuticos que se basa en relacionarse con otro ser vivo. “Eso es importante porque se trabaja en lo que es el vínculo, la relación y la parte afectiva”, apuntó Rodríguez.

EQUINOTERAPIA

“La equinoterapia a través del trabajo que se hace con el caballo puede mejorar la autoestima de la persona a través del cuidado hacia el animal y de ahí al cuidado de la propia persona sobre sí misma”, analizó la experta.

Los tres tres principios pedagógicos y terapéuticos de la equinoterapia

– El calor corporal: el animal tiene una temperatura mayor a la nuestra en reposo 37 y 38ºC. Esto aumenta un poco en movimiento y hace que por un lado sea agradable el contacto con él y por el otro tiene el efecto de relajar la musculatura.

– El movimiento: el equino tiene una forma de moverse tridimensional que es similar a al caminar humano. Entonces, cuando la persona se sienta sobre él y coincide su centro de gravedad con el del caballo éste puede transmitir estos impulsos rítmicos repetitivos.

– El ritmo: la forma en la que el caballo se desplaza y la repetición de ese movimiento hace que ese estímulo del movimiento tridimensional vaya fijándose al cerebro con lo cual se puede lograr funciones que nunca tuvo la persona o también recuperar habilidades perdidas.

Beneficios y contraindicaciones de la equinoterapia

“Los beneficios que proporciona esta terapia son en diferentes áreas. Normalmente siempre se habla de la parte motriz o motora. La forma de caminar de un caballo al ser similar a la marcha humana ayuda a asimilar estos patrones de comportamiento. Entonces hay muchas personas que nunca caminaron o que tienen mucha dificultad para hacerlo que trabajan sobre el caballo en la alineación de la cabeza, el tronco y de las piernas aprovechando que su paso es también regulador del tono muscular. Nosotros podemos trabajar sobre la frecuencia en la que el equino da sus pasos para aumentar o disminuir el tono muscular según sea necesario”, remarcó la titular de la AAE.

Por otra parte, la equinoterapia es beneficiosa tanto en el área sensorial como en la visión y la audición: “Como se trabaja al aire libre la estimulación es muchísima. Es la estimulación que genera el caballo combinado con todo el medio que lo rodea. Es un ambiente muy agradable en el que se trabaja lejos de un consultorio que beneficia al practicante y a las familias que lo acompañan porque también es un esparcimiento para ellos el llevarlo a estar con los caballos”.

CABALLOS

Sin embargo, se trata de una terapia complementaria de las terapias de base que no se pueden dejar de practicar, tales como kinesiología o asistencia psicológica.

En cuanto a los posibles efectos adversos durante su práctica, Rodríguez precisó: “Nosotros trabajamos bajo prescripción médica, o sea que el médico especialista en la patología que estemos tratando lo tiene que autorizar en un recetario médico y determinar que está apto para hacer la actividad de equinoterapia”.

Para comenzar con esta terapia alternativa, los profesionales a cargo realizan una entrevista con el paciente interesado, si es mayor, o con la familia para tener más ideas de cuestiones específicas de la persona. “Cuando no lo conocemos tanto deben ir con un diagnóstico. Nosotros hacemos nuestra propia evaluación en las primeras sesiones para saber cómo reacciona en presencia del caballo. Lo que hacemos es ser intermediarios entre el animal entrenado y el practicante de equinoterapia. Después proponemos actividades a los practicantes para que puedan aumentar aún más el gran efecto que hace el equino”, puntualizó la especialista.





Comentarios