Dice apoyar a Angela Merkel pero que Donald Trump "es la última persona a la cual se puede pensar en admirar".


Más de 70 años pasaron desde que Adolf Hitler se quitó la vida en su búnker de Berlín. Ahora, encontraron a su sobrino nieto, que vive en un pequeño pueblo de Estados Unidos que se llama Patchogue, en Nueva York. Como es de imaginar, ni él ni sus hermanos quieren ser relacionados con la figura de Hitler, uno de los personajes más odiados de la historia reciente.

El hombre se llama Alexander Stuart-Houston y fue encontrado por un periodista del diario alemán Bild, que se acercó a su casa para hacerle una entrevista. Allí, Alexander aceptó responder algunas preguntas.

Una de las consultas del periodista tuvo que ver con la actualidad alemana y su opinión sobre la canciller Angela Merkel, sobre cuya gestión Alexander se mostró muy satisfecho: “Me gusta. Parece una persona inteligente y capaz”. Pero sobre Donald Trump, presidente del país en el que reside junto a su familia, dijo que “es la última persona a la cual se puede pensar en admirar” y agregó que no coincide en “su modo de hacer las cosas” y que lo considera un político mentiroso.

Su papá era William Patrick Hitler, el sobrino del Führer, hijo de Alois Hitler, medio hermano del dictador. William dejó Liverpool, ciudad que lo vio nacer, en la década del 30 para mudarse a Alemania. Se anotó en el Partido Nacional Socialista y consiguió un puesto en el banco de Berlín. Si bien no era feliz en su trabajo, ser sobrino de Hitler no le sirvió para mejorar su posición. Tal vez por eso, se mudó a Estados Unidos, se casó con Phyllis y se enlistó en la Marina. Las vueltas de la vida, combatió contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Al terminar la guerra, se cambió el apellido por Stuart-Houston. Tuvo cuatro hijos: Alexander, Brian, Louis y Howard.





Comentarios