Estos son los cuidados "extra" que deberá tener en cuenta la joven por causa de la cirugía que se realizó hace dos años.


Mucho revuelo se armó luego de que Morena Rial publicara una historia de Instagram en la que daba a entender que estaba embarazada. Y, pese a que después salió a desmentir la noticia (que ya había confirmado en una entrevista con revista Caras), su amiga Natacha Jaitt metió la pata y terminó confirmando que en verdad se viene el heredero. Ahora, la hija de Jorge Rial dejó de negarlo y publicó una historia en su Instagram donde se muestra muy enamorada de su pareja y futuro padre de su bebé, Facundo Ambrosioni.

La historia que publicó Facundo Ambrosioni

La respuesta de More Rial

Morena Rial se muestra enamorada de su novio

De cara al retoño que viene en camino y a la historia clínica de Morena, surgió un interrogante: ¿es peligroso embarazarse después de un bypass gástrico?

Ante esta pregunta, el doctor Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires, respondió: “El bypass gástrico por sí solo no da ningún riesgo para el embarazo. Lo que ocurre es que, debido a esta intervención, hay malnutrición de la mujer embarazada. Por lo cual, mientras la paciente tome los suplementos que correspondan no debería haber ningún problema”.

En esta línea, el Especialista en Cirugía Bariátrica y Metabólica y director de la Clínica Obésitas, José Vicente Ferrer Valls, asegura que tras un bypass gástrico o reducción de estómago el embarazo es posible y seguro. “Muchas de nuestras pacientes con deseos de tener descendencia nos preguntan con preocupación si podrán tener un embarazo seguro para el niño tras una operación, y nuestra respuesta es siempre: “¡SÍ!”. Es más, insistimos en que lo peligroso para el niño o feto, no es la operación de obesidad, sino la obesidad propiamente”, afirma el doctor.

Sobre las precauciones a tener en cuenta de cara a un embarazo logrado tras una intervención de este tipo, Ferrer Valls destaca: “Es conveniente que la ingesta de las vitaminas habituales del embarazo se refuerce un poco, especialmente en el caso del ácido fólico. Además, la paciente tiene que poner especial cuidado en realizar una dieta que contenga todos los nutrientes“.

A su vez, como en todos los casos, es fundamental que la embarazada tenga un seguimiento médico y que mantenga contacto con el cirujano que la operó, ya que éste conoce todos los detalles de la intervención realizada.

Hay que tener en cuenta que ya pasaron dos años de la cirugía de Morena (que se realizó el 12 de julio de 2016), por lo que si adopta los cuidados necesarios no debería tener ningún riesgo en el curso de su embarazo.




Comentarios