Si naciste entre las décadas del '80 o el '90, no hay duda de que Glen Keane marcó un antes y un después en tu infancia. Este animador e ilustrador estadounidense de 66 años fue quien imaginó y dio vida en sus dibujos a personajes icónicos de las películas de Disney como la Sirenita, Pocahontas, Aladdín, Tarzán o La bella y la bestia.

En 2017 hizo su debut como director con Dear Basketball, el corto de animación sobre la vida del basquetbolista Kobe Bryant, con el cual ganó un premio Oscar. Ahora, vuelve a dirigir en la película Más allá de la luna, que se estrenará en Netflix este viernes 23 de octubre.

La historia transcurre en un pueblito de China y la protagonista es Fei Fei, una niña que luego de perder a su mamá sueña con llegar a la luna para conocer a una diosa que, según cuenta la leyenda, vive allí. Pero la historia tiene además un trasfondo real muy conmovedor: su guionista, Audrey Wells, escribió la película sabiendo que padecía un cáncer terminal y quiso que "Más allá de la luna" fuera un regalo para su hija.

"Para mí fue increíble tener la oportunidad de dirigir un filme tan hermoso. Me impresionó tanto su emoción, el guión de Audrey Wells que escribió de una manera tan valiente sabiendo que nunca iba a ver la película terminada, sino que la escribió como un mensaje para su hija", cuenta Keane sobre la experiencia.

–El filme retrata muchos aspectos de la cultura china, ¿cómo te inspiraste?

–Viajé a China. Creo que no hay nada más poderoso que crear algo en el momento del descubrimiento, ese tipo de pasión es palpable. Y al ir a China no sabía nada, sólo lo que todos saben, pero ir allí y descubrir algo completamente nuevo. Me di cuenta de lo importante que es para ellos compartir la comida en la mesa, con su familia. Y por otro lado la tecnología que tienen, tan avanzada. La película exploró ambos aspectos.

–Creaste personajes inolvidables como Ariel o Pocahontas. ¿Qué es lo que los hace tan populares?

Creo que representan a alguien a quien inspiramos convertirnos, a ser como ellos. Creo que es muy importante que en nuestro arte todo lo que hagamos intente emocionar a la gente. Creo que con lo que hacemos creativamente estamos conmoviendo y amando a otras personas. Cuando tenemos eso como objetivo, la gente lo siente, se conecta con eso bueno, verdadero y hermoso.

–¿En qué pensás que se parecen las heroínas de antes y las de ahora?

–Para mí, los personajes siempre son reales. Creo que existen antes de que los diseñes. Ariel era una chica apasionada, verdadera e inteligente de 16 años, Pocahontas fue impulsada por la sabiduría espiritual dentro de su corazón. Es gracioso pero me parece que el cabello es siempre crucial en todas ellas: Ariel tiene ese cabello flotante y de un rojo ardiente que define su creencia de que lo imposible es posible; Pocahontas tiene un cabello que se mueve como el espíritu del viento. Y en Fei Fei, la protagonista de Más allá de la luna, su alocado y explosivo cabello representa el caos en su vida, la catástrofe repentina de la muerte de su madre. Intenta controlarlo todo pero esto es algo que no puede controlar.

–¿Se modificó tu forma de trabajar con la llegada de las nuevas tecnologías?

Probablemente hice más dibujos para esta película que para la Sirenita. La tecnología es realmente un lápiz muy caro. Si miras un lápiz es algo muy notable, realmente creo que la simplicidad es la máxima sofisticación. Dibujando puedo empezar a decirte algo que se esconde dentro de mí. Entonces dibujar es muy importante.

–Estabas en medio del proceso de hacer Más allá de la luna cuando comenzó la pandemia. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar de forma remota?

–La pandemia nos golpeó en el medio de la producción, nuestras fechas límite se acercaban rápido y una mañana Netflix nos dijo que debíamos cerrar el estudio y que todos teníamos que irnos a casa. Fue en marzo y luego en junio volví a la oficina y todavía estaban las tazas de café, las chaquetas colgadas en las sillas. Pero seguimos adelante. Todo se volvió Zoom, y nos comunicamos, seguimos dibujando. Se grababa desde Austria, parte del equipo estaba en Londres y yo dirigía desde Estados Unidos. Un esfuerzo verdaderamente internacional para que todo esto suceda.

–¿Cómo fue la experiencia de dirigir "Dear Basketball"?

–Para mí, 2020 ha sido en muchos sentidos un año extraordinario de lidiar con cosas imposibles y saber sobre la muerte de Kobe fue el comienzo de todo eso. Cuando lo supimos, todos nos reunimos al día siguiente en el estudio y compartimos nuestras experiencias y nuestro amor por él y lo que estaba comunicando. Nunca lo olvidaré cuando entró al estudio por primera vez, con su esposa y sus hijas. Kobe y yo conectamos mucho y en un momento me di cuenta de que el Kobe de 6 años estaba dentro del Kobe adulto pronto a retirarse. Y cuando me di cuenta, supe que ese era el mensaje: todos tenemos ese deseo puro de 6 años dentro de cada uno de nosotros.

–Si tuvieras que elegir, ¿cuáles serían tus tres películas de animación preferidas?

Tendría que poner Más allá de la luna porque es una de las películas más hermosas, puras y verdaderas en las que he estado. También La Sirenita, porque fue el comienzo de una nueva edad dorada. Y mi favorita es Peter Pan, porque amo absolutamente la idea de creer que lo imposible es posible.