Muchas frutas, verduras y otros elementos de la naturaleza tienen grandes beneficios para la salud. Entre ellos, el limón destaca para sus múltiples aportes a todo lo relacionado con la piel, y estas son cinco formas en la que puedes utilizarlo.

1 - Acné

Los limones son buenos aliados a la hora de combatir puntos negros y desinflamar los granitos del acné. Lo único que debes hacer es poner en un algodón el jugo de un limón recién exprimido, luego ponerlo en la parte afectada y frotar durante unos cinco minutos cada día. Esto ayuda a detener el crecimiento del grano, el sangrado (en caso de haberlo) y desinflamará la piel.

2 - Exfoliación

​Hay que hacer una mezcla de dos jugos de limón con azúcar granulada hasta que se forme una pasta densa. Aplicar en el rostro dando suaves masajes, dejarla reposar 10 minutos y después enjuagar con agua tibia.

3 - Tono desigual

Uno de los efectos del bronceado es que muchas veces queda desigual. Para evitar tener un tono distinto hay que mezclar el jugo del limón con agua y bicarbonato de sodio, y luego exfoliar las áreas afectadas con esta mezcla. Esto ayudará a a tonificar la piel.

4 - Líneas de expresión

Si buscas eliminar o suavizar las líneas de expresión, el limón es tu mejor aliado. Aplica el jugo de un limón en tu cara, déjalo reposar por 10 minutos, enjuaga con agua tibia y pronto verás los resultados.

5 - Manchas

Para manchas en los codos y axilas, frota el limón en la parte deseada y déjalo reposar por unos minutos y después enjuaga. Hacerlo durante todos los días harán que poco a poco la piel regrese a su tono natural.