Carlinhos Brown, Marisa Monte y Arnaldo Antunes, tres músicos de diferentes palos que juntos suenan excelente.


Creo que fue por enero 2002, en una playa de la costa atlántica. Entre los alaridos de un vendedor de choclos se coló el u-uu-uuuu que da inicio a “Jai se namorar”, emitido por los parlantes de un balneario cercano. El balanceo cómplice de cabezas de muchos de los que estábamos tirados en la arena certificó que estábamos frente a una de esas canciones que suelen definir el verano.

Antes de regresar al yugo la escuché cientos de veces más (en la playa, en los restaurantes, en los bares, en todas partes) y desde entonces no le pierdo la pista a Tribalistas, la superbanda brasileña que le dio vida: Carlinhos Brown, Marisa Monte y Arnaldo Antunes. Los escucho a todos juntos y por separado. Vienen de palos diferentes y creo que ahí es donde residió siempre la alquimia de Tribalistas. Carlinhos Brown es bahiano, crack de la percusión, uno de los grandes de la Música Popular Brasileña.

Antunes es un paulista particularísimo, que arrancó en los 80 con una banda punk rock mítica llamada Titás y con los años fue mutando a cantautor, con un tono grave inconfundible, una especiede Leonard Cohen del trópico. Hija de Río de Janeiro, Marisa Monte es la expresión contemporánea de ese fabuloso linaje de voces femeninas del Brasil, legítima heredera de Ellis Regina, Elza Soares, Gal Costa, María Creuza y tantísimas más. Hoy estuve escuchando un EP que Marisa Monte acaba de subir a Spotify. Son temas en vivo, de sus años mozos. Me pasé la mañana pensando en la playa. No estuvo nada mal.





Comentarios