Cuando llega el calor, aparecen nuevamente en escena los mosquitos, con ellos los Gobiernos aplican diversas políticas para combatirlos a fin de evitar la propagación de enfermedades como el dengue, zika o chikungunya.

Para mejorar la prevención, los científicos han estudiado en detalle las preferencias de estos insectos a la hora de picar y, además de descubrir que son las hembras las que lo hacen para poder producir huevos, también hallaron que factores como los aromas, el dióxido de carbono exhalado o los colores de la ropa hacen que una persona resulte más atractiva que otra.

Picadura de mosquitos.

Ahora bien, según publicó Business Insider basado en el libro “El Mosquito”, del doctor Timothy Winegard, las personas que toman cerveza se convierten en un “bocadillo” preferencial para estos insectos.

Pese a que el autor no puede explicar en detalle la razón, infiere que, al ingerir alcohol, el cuerpo expulsa el calor hacia afuera, lo que hace que se expanda la temperatura corporal, esto genera que se sientan atraídos por una superficie más caliente.

Cerveza atrae a los mosquitos.

Sin embargo, esto aplicaría a cualquier bebida alcohólica. Por eso, la Universidad de Toyama de Medicina y Farmacia, en Japón, se dedicó a estudiar en detalle esta particular atracción de los mosquitos y comprobó que la cerveza contiene sustancias que son irresistibles para ellos y que ellos pueden olerlas desde distancias importantes.

Timothy Winegard también revela en su libro que los mosquitos tienen preferencia por determinados grupos sanguíneos: Por ejemplo, quienes tienen el tipo 0 son picados el doble de veces que aquellos que tienen el grupo A o B.

Quiénes son los que atraen más mosquitos y por qué

Otro dato que reveló el autor es que las personas que hacen deporte también son un blanco muy atacado. Esto se debe a que la actividad física potencia factores que atraen a los mosquitos: el exceso de ácido láctico en el cuerpo aumenta las posibilidades de ser picado, así también como una alta temperatura corporal, la transpiración y una mayor exhalación de dióxido de carbono.

Asimismo, el uso de desodorantes, perfumes y jabones, entre otros aromas, genera una atracción especial para este insecto, ya que ellos poseen un gran olfato. Los colores brillantes también son fuente de ataque.

(Foto: EFE/ ALEX WILD)

Según la ciencia, los “sucios” son menos atractivos para los mosquitos, osea, aquellas personas que no se higienizan como corresponde y tienen un fuerte olor son menos elegidos por el insecto. Aunque, entre los hedores apestosos, hay uno que sí les atrae: el causado por la bacteria que emanan los pies olorosos.

Además de todos estos casos, las embarazadas también son un blanco elegido por los mosquitos, según indican las estadísticas, sufren el doble de picaduras producto de que respiran un 20% más de dióxido de carbono y tienen una temperatura corporal más elevada.

Mujer embarazada. (Imagen ilustrativa / Archivo)

Por otro lado, una indicación que dan los expertos a la hora de intentar ahuyentar a los mosquitos es no hacerlo dando palmadas al aire, ya que de esa forma emanamos más dióxido de carbono, algo que todavía los atrae más.

Así que ya sabés, la clave no está en no bañarte, abandonar el deporte o vestirte de colores neutros, es importante escuchar las recomendaciones que trabajan en la prevención como no dejar recipientes con agua estancada para evitar su reproducción, limpiar tanques, colocar mosquiteros en puertas y ventanas y usar repelente de insectos.