Hay que cuidar especialmente las plantas de la huerta, que son las que consumimos. Se puede preparar con ortiga un repelente y ovicida natural (elimina huevos de arañuelas). ¿Cómo? Dejá fermentar 250 gramos de hojas de ortiga cortada en 10 litros de agua hasta que no se produzcan burbujas, lo cual indica que la infusión está lista. Agregá una cucharada de ralladura de jabón blanco y rociá las hojas por ambos lados.

Los insectos, especialmente las arañuelas de los tomates, no se acercarán, ya que la ortiga tiene entre sus componentes ácido fórmico y ácido histamínico. También generan efectos similares los preparados hechos con salvia, lavanda, artemisa, melisa y algunos helechos.

+ Regiones

Norte + Primero la poda

Podá los pimientos y berenjenas que quedaron del año pasado, quitando solamente las puntas que quemó la helada. También es importante aportar en la base de la planta un poco de mantillo o lombricompuesto para evitar carencias nutricionales. Así producirán buena cantidad y calidad de frutos en su último año de vida.

Centro + ¡Tiempo de sembrar!

Aprovechá que el riesgo de heladas es mínimo, y que la luna está en su fase de cuarto creciente, y sembrá en la huerta tomates, pimientos, berenjenas, pepinos y todas las plantas que sean interesantes por sus frutos o flores.

Patagonia + Guía para las ramas

Los ciruelos, guindos, cerezos y manzanos tienen tendencia a hacer ramas verticales que producen poca fruta. Si la planta es joven y tiene aún ramas tiernas es conveniente inclinar esas ramas hacia afuera, atándolas con cañas de manera de abrir la copa. Así ingresará más aire y sol, trayendo sanidad y mejores frutos. Al final del verano, desatar las ramas de las cañas.