"Es la manera más especial y refinada de escuchar música", asegura el músico y DJ Rocco Collado. "Además, cuando escuchás un vinilo disfrutás del disco entero, es todo un ritual. Aceptás la decisión de la banda en el orden de los temas y el concepto que pensó para la totalidad del disco. Y tiene el bonus del arte de tapa y las fotos interiores... Es una experiencia mucho más personalizada y más íntima que hacerlo a través de los formatos digitales". Estos argumentos acerca de la superioridad del disco son los que vienen impulsando durante los últimos años el renacimiento de la pasión por los viejos y queridos discos.

Es una recuperación vintage a la que ya están atentas muchas marcas de tecnología, que ahora ofrecen nuevos tipos de bandejas para distintos bolsillos (las valijitas portátiles se han convertido en un boom), y también las compañías discográficas y los artistas, que volvieron a lanzar ediciones en vinilo tanto de nuevos artistas como de clásicos nacionales e internacionales.

El círculo se completa con nuevas legiones de fanáticos que volvieron a disfrutar de la pasión de disfrutar delicadamente del rito del vinilo, que en muchos casos se vivió en la infancia y se había abandonado por la aparición del CD, primero, y las plataformas de streaming como Spotify, después.

El vinilo, para sus cultores, no compite sino que se complementa con los medios digitales (más prácticos en la calle o el trabajo), ya que ofrece la posibilidad de un disfrute tranquilo en lo íntimo y festivo cuando se comparte en reuniones de amigos y fiestas. El gusto por los discos abre también las puertas a toda una cultura en la que se mezcla el coleccionismo y la posibilidad de conocer gente con gustos afines, que cobra forma tanto en espacios colectivos de intercambio, compra y venta en las redes sociales y en entrañables disquerías de todo el país que vienen manteniendo vivo el fuego por la música analógica. Aquí van unas cuantas ideas para subirse a la ola.

Comencemos con el equipamiento

Como en todo, hay distintos niveles de calidad. Hasta se pueden tener dos bandejas y un mixer, onda DJ. Pero esto sería lo básico para arrancar.

Bandeja. Las hay con parlantes incorporados.

Amplificador. Conexión entre bandeja y parlante.

Parlantes. Hay bandejas que se conectan por bluetooth.

Discos. Usados o de la familia para empezar.

Datos curiosos

Alta fidelidad. Para los especialistas, el vinilo es el mejor formato para disfrutar de la música.

45 millones. En 2016, en la Argentina las ventas de vinilos generaron 45 millones de pesos. Un récord impensado.

Discos clásicos. Clásicos del rock nacional y el folclore se vienen reeditando a todo ritmo en los últimos años.

Viejos, los trapos. El 90% del mercado son discos usados, que vuelven locos a los fanáticos y coleccionistas.

Disquerías. En todo el país hay tiendas míticas como Utopía Records de Rosario, Lado B de Córdoba y Amadeus Rockería de Mendoza.

Tocadiscos. Los de alta calidad tienen motor directo y los modelos baratos se impulsan por correa.

Precios. Un disco nuevo cuesta entre 600 y 2500 pesos, dependiendo del artista y el origen.

Larga duración. Un LP tiene una duración de entre 20 y 25 minutos por lado. Se empezaron a comercializar en 1948.

Tiendas, clubes y redes de fanáticos

​Buscar, encontrar y hasta oler. El gusto por el vinilo tiene sus ritos y se suele vivir en comunidades que se generan en las redes y en las tiendas de discos que aun dan pelea por todo el país, sitios con mucha historia (y onda) como Utopia Records de Rosario, Lado B de Córdoba y Amadeus Rockería de Mendoza, entre tantos otros. En las redes hay muchísimos espacios generados por fanáticos para comprar, vender o intercambiar vinilos, que también sirven para que los no iniciados puedan preguntar cosas y enterarse de novedades. Algunos muy activos son “El club del vinilo” (que tiene comunidades propias de varias provincias), “Compra Venta de Disco de Vinilo” y “Discos de Vinilo”, entre tantos otros.

Ideas para equiparse bien

Disfrutar del mejor sonido posible consiste en un equilibrio de los distintos componentes: de nada sirve tener un tocadiscos genial si los parlantes son malísimos. Dentro del presupuesto que sea (alto, bajo o medio) hay que buscar un equilibrio entre tocadiscos, amplificador y parlantes. Luego, elegir una buena púa puede mejorar las prestaciones de un tocadiscos de no tan alta calidad. Algunas buenas púas disponibles en la Argentina son la Shure M55, la Stanton Trackmaster 2y las líneas de Ortofon.

Nuevos y clásicos: la fiebre de los vinilos argentinos

La edición de vinilos está en auge en el país. Muchísimas bandas están lanzando sus nuevos discos en este formato y se reeditan cada vez más clásicos. En estos últimos meses salieron los nuevos de artistas como La Berisso, Los Decadentes, Calamaro, Lali Espósito y Babasónicos y se reeditaron LPs míticos de Manal, Sui Géneris, Charly, Spinetta, Soda Stereo, Sumo, Virus, Los Enanitos Verdes, Los Cadillacs y Ciro y los Persas, entre muchísimos otros.​