Los trabajadores de peajes sobre rutas nacionales que funcionan en Santa Fe realizaron un paro este jueves que se levantó a media mañana tras la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. De esta manera, se retomó el cobro a quienes circulen por la Autopista Rosario – Buenos Aires y Rosario – Córdoba.

En principio, la medida era por tiempo indeterminado con barreras levantadas por la negativa de la empresa que tiene a cargo estas concesiones de mejorar la propuesta salarial que llevó a la última discusión paritaria.

En la región el reclamo afectó a los peajes ubicados en General Lagos, autopista a Buenos Aires y en Carcarañá, autopista a Córdoba y rutas nacionales. Hacia las 10.30 los peajes habían vuelto a funcionar tras la conciliación obligatoria.

Desde el Sindicato de Trabajadores de Peaje de Santa Fe (Sutracovi) explicaron que la paritaria del sector venció el 30 de abril y desde esa fecha tuvieron siete audiencias en el Ministerio de Trabajo de la Nación con la empresa Corredores Viales SA (CVSA).

“Hemos dado herramientas posibles a CVSA para poder seguir negociando, como un pago a cuenta para que todos y todas las compañeras puedan afrontar la grave situación económica por la cual estamos atravesando y la respuesta de la empresa siempre fue no”, explicó el titular del gremio, Leandro Bond.

Por fuera de lo salarial los trabajadores también exigen mejoras en las condiciones de trabajo, nuevos uniformes y un trato igualitario con respecto a los empleados de los peajes que funcionan en Buenos Aires.

“Parece ser que, para Corredores Viales, hay trabajadores de primera y trabajadores de segunda, concentrando su atención para provisión de materiales de trabajo e indumentaria solo en una minúscula parte de su enorme entramado, digitando desde Buenos Aires”, lamentó el gremialista.