La discusión sobre el uso de Uber en Rosario sumó actores este lunes dentro del Concejo Municipal. Mientras avanza el proyecto del oficialismo y parte de la oposición para aplicar multas más severas en esos casos, el macrismo rechaza la idea y una de sus representantes propuso este lunes habilitar legalmente ese tipo de plataformas.

“Queremos avanzar en una regulación que, sin perjudicar al resto de los sistemas, nos permita generar empleo, inversiones y nuevos fondos para mejorar el servicio de taxis”, afirmó la edila Renata Ghilotti. La dirigente de Juntos por el Cambio planteó que las aplicaciones “se imponen en la sociedad por su uso”. En cuanto a su iniciativa, aclaró que los conductores “no podrán operar directamente en vía pública bajo ningún concepto”.

En contrapartida con esta idea, desde la comisión de Servicios Públicos Concedidos adelantaron que el proyecto para agravar las multas por el uso de Uber será tratado por sus pares de Gobierno. El objetivo es definir cómo se modificará el Código de Faltas para sancionar el uso de “medios electrónicos de alto alcance”, una categoría que incluye a otras empresas similares a Uber.

La propuesta contempla implementar el pago de 1.300 a 3.200 unidades fijas (UF) en caso de infracción. De esta forma, las multas oscilarían entre 115.000 y 283.000 pesos, de acuerdo al valor actual del litro de nafta súper que se toma como referencia.