Después de la llegada de 200 agentes de seguridad a Rosario para reforzar el trabajo coordinado con la Provincia en la ciudad, Gendarmería Nacional habilitará en julio su nuevo destacamento. Fuentes oficiales precisaron que las obras están a punto de terminar cuando ya pasaron más de dos meses desde la fecha límite que pusieron las autoridades para el proyecto.

En el predio cedido por la Municipalidad decidieron apelar a la construcción en seco y calculan que el lugar quedará en condiciones de uso dentro de los próximos 20 o 30 días. Entre las cuestiones pendientes mencionaron que faltan los servicios públicos y la conexión a Internet.

El titular de la Unidad Gabinete de Asesores (UGA) del Ministerio de Seguridad de la Nación, Lucas Gaincerain, precisó el destacamento tiene capacidad para 112 gendarmes. El resto de las personas que trabajan en la ciudad continuarán alojadas en hoteles o alquilando viviendas particulares para cumplir sus funciones.

Durante una recorrida por el predio, el comandante mayor Ricardo Castillo estimó que hay alrededor de 850 agentes de la fuerza radicados en Rosario. Se trata de la mitad de la cantidad que las autoridades pretenden enviar desde octubre, cuando se concretó el desembarco de 575 uniformados.

Hace tres semanas, el Ministerio de Seguridad nacional admitió problemas con la licitación para comprar los módulos del nuevo destacamento en la zona norte. En los últimos días, la labor se agilizó y ahora esperan terminar de acondicionar el lugar para que se instalen los gendarmes que no tienen familia o descartaron mudarse con ella a la ciudad.