Hace casi dos semanas que no hay movimiento en las aulas debido a la crítica situación sanitaria frente a la pandemia de coronavirus. Ante las restricciones vigentes, una maestra rosarina salió a dar clases a la vereda frente a su casa para acompañar a las familias del barrio y también colaborar con sus colegas.

“Para mí no es raro porque siempre trato de ayudarlos. Antes venían a particular y sus padres también”, explicó este lunes María del Luján luego de recibir a un pequeño grupo de estudiantes de segundo a cuarto grado. Aunque no se permiten las reuniones al aire libre, el encuentro se llevó a cabo con el visto bueno de las madres que apoyan a su vecina.

Cuando le preguntaron por qué había decidido sacar la pizarra blanca a la calle, respondió: “Deben ser las ganas de dar clases, el extrañar la escuela y el contacto, a pesar de que yo soy maestra de chicos más grandes”.

“Es una manera de ayudarlos, tenerlos un poquito y darles una mano a mis compañeras que están en la virtualidad como yo”, manifestó Luján, como la conocen en la zona sur rosarina. Allí se la pudo ver rodeada de algunos chicos y chicas, sentados con barbijo en sillas plegables o banquitos de madera.

Las vecinas de Melián al 4500 destacaron que esta no es la primera vez que la maestra les da una mano en medio de la pandemia. En diálogo con Canal 3, recordaron que ya había organizado otras actividades coordinadas en el grupo de chat del barrio y remarcaron: “Cuando puso la iniciativa, todos dijimos que sí”.