Antes del partido contra Osasuna, por la 11ra. fecha de La Liga española, encabezado por su capitán Lionel Messi, el Barcelona rindió un homenaje a Diego Armando Maradona, quien jugó en el club entre 1982 y 1984. Todo comenzó con un respetuoso y emotivo minuto de silencio con los futbolistas de ambos equipos reunidos alrededor de una camiseta de Barcelona con el número 10.

Pero Lionel Messi tenía preparada una sorpresa especial. Es que cuando le tocó convertir el gol número cuatro de la goleada ante el rival, Lio emocionó a todos.

El capitán de la Selección se sacó la camiseta y poco le importó que iba a recibir una amonestación. Debajo de la casaca tenía puesta la remera que usó Maradona en Newell’s cuando llegó al club en octubre de 1993.

E incluso, ese día Leo estuvo en el estadio. Diego se ponía en el 93 la 10 de Newells con la publicidad de Yamaha por primera vez en un amistoso ante Emelec. Y Messi estaba en la cancha, como le cuenta a Martín Souto en una entrevista que tuvo con el rosarino.

Y ahora, después de la muerte del máximo ídolo del fútbol, Lionel decidió homenajearlo a lo grande. Desde la cuenta de Newell’s en Twitter escribieron: “El mejor del mundo y su homenaje a #D10S, con los colores del corazón”.

Lionel Messi, visiblemente afectado, estuvo cabizbajo durante el minuto de silencio y cuando sonó el pitido del árbitro alzó su cabeza en dirección a la pantalla del estadio Camp Nou donde se proyectaba una imagen de Maradona durante su etapa en el club “culé”.

El defensor Facundo Roncaglia, ex Boca Juniors, también participó del homenaje del lado del Osasuna.

El crack rosarino también se colocó una cinta negra por encima de la tradicional cinta de capitán con los colores de Cataluña.

Desde la tribuna, un directivo también exhibió una camiseta enmarcada utilizada por Maradona en alguno de los 75 partidos (47 goles) que disputó entre 1982 y 1984 con el equipo “blaugrana”.

En simultáneo, los carteles de publicidad también lucieron una imagen de Maradona junto con el escudo de Barcelona enlazado con un crespón negro.