El Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) sigue siendo tema prioritario, y si bien se levantó el paro de 72 horas que habían decretado los choferes, se aguarda por el envío de dinero de parte de Nación y definiciones en torno al futuro esquema de reparto para que el conflicto no vuelva a estallar a la brevedad. Mientras tanto, el nuevo estudio de costos reveló que existe un atraso de casi el 80%.

De acuerdo al trabajo realizado por el Ente de la Movilidad, el boleto en Rosario que hoy sale $59,35, debería estar $105,60. Cabe recordar que en febrero el intendente Pablo Javkin había hecho uso de su potestad de ajustar la tarifa para subirla casi un 20%.

Ahora se espera que este mes vuelva a haber un incremento este mismos mes de mayo, ya que además hay que sumar los costos extra que supuso la salida de El Cacique y la reabsorción de líneas por parte de la estatal Movi y Rosario Bus, pero todavía no está definido el porcentaje.

Ocurre que para eso primero Nación debe enviar los subsidios de abril que adeuda, pero también indicar de qué manera repartirá los $46 mil millones prometidos para el transporte del interior. Con los números en claro, se avanzará con un ajuste de la tarifa local, mientras se reclama por una nueva ley federal de transporte que corrija las enormes inequidades respecto a Buenos Aires.

Por otro lado, se espera que el sistema rosarino acentúe la mejora en la cantidad de pasajeros registrada hasta el momento, a partir de mejores frecuencias por la nueva disposición de unidades y líneas.