La Municipalidad pagó la totalidad del salario de los choferes del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) que decidieron levantar la medida de fuerza. El municipio hizo un adelanto a cuenta de la deuda de Nación, que como siempre, se atrasó con el envío de fondos.

Las eternas demoras del Gobierno nacional en el envío de dinero a las ciudades del interior del país, no así a Buenos Aires, habían derivado en el pago incompleto del salario de octubre de los colectiveros, que pusieron en marcha un nuevo paro.

Fue el municipio el que salió a suplir a Nación y depositó, a modo de adelanto y a través del Banco Municipal, el dinero que se les adeudaba. Esta tarde, los delegados de la UTA confirmaron que la transferencia había impactado en sus cuentas y por eso levantaron la medida de fuerza. Como los coches deben ser limpiados y sanitizados, recién a las 00 del domingo volverán a circular.

No obstante, indicaron en conferencia de prensa que el corte de crédito laboral se mantiene en el transporte interurbano, porque sus trabajadores sólo cobraron $10 mil más. De esta manera, se mantiene el paro en las empresas América, 9 de Julio, Continental, Inerbus y UTE 33-9 hasta tanto cobren todo lo que se les adeuda.