Mateo Messi no para un segundo, y luego de intentar robarle el protagonismo a su hermano Thiago en pleno festejo de su cumpleaños, ahora se la agarró con el más chiquito de la familia, Ciro.

Parece que al más travieso del clan le gusta jugar al fútbol dentro de la casa, y en este caso lo hizo con Ciro de arquero. Mateo se cansó de mirar televisión y decidió patearle un penal al pequeño. Primero le amagó, aprovechó que Ciro se lanzó sobre el sillón, y entonces sí remató para convertir el gol.

Desvergonzado como es, salió corriendo para festejar, con la camiseta suplente del PSG, el número 30 en su espalda (igual que su padre) pero el nombre Mateo arriba. Todo fue grabado y subido como historia por parte de Antonela Roccuzzo a su cuenta de Instagram.

El segundo hijo de Anto y Lionel Messi había sido noticia días atrás, cuando intentó soplar las velitas de la torta de su hermano Thiago, mientras le cantaban el feliz cumpleaños.