Más del 60% de los taxistas se encuentran precarizados, según denunció el Sindicato de Peones, que propuso al municipio una fiscalización de los recibos de sueldo de los choferes.

//Mirá también: Ante la falta de taxis, el municipio dispuso un cronograma obligatorio

Las máximas autoridades del Sindicato de Peones de Taxis se reunieron con la Secretaria de Control y Convivencia Municipal, Carolina Labayru, y el Director de Fiscalización de Transporte de Rosario, Claudio Rosa, con el objetivo de que el constante reclamo del sector para atacar la “informalidad laboral” se convierta en un eficaz mecanismo de control.

El gremio que representa a los trabajadores taxistas viene elevando, desde comienzos de la pandemia, un proyecto que involucra a Servicios Públicos del municipio y al Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe, y tiene la expectativa de que este último cónclave represente la puesta en marcha de la iniciativa: que en el galpón del Centro de Inspección Técnica de Automotores (CITA) se fiscalicen los recibos de sueldo de los/las chóferes.

De acuerdo a sus datos, en Rosario hay unos cuatro mil choferes taxistas en la actualidad, de los cuales sólo el 20% está anotado por 8 horas, el 50% está registrado por sólo 4 hs; y un 30%  cubre francos. “Estos números dejan en claro la inconsistencia de toda política oficial dirigida a terminar la irregularidad e ilegalidad laboral y la desprotección de los/las trabajadores/as del rubro, muchas veces sin obra social y sin respuesta de las ART. En ese sentido, “más del 60 por ciento de trabajadores está mal anotado”, indicaron.

//Mirá también: Taxis: se achicó un cuarto la cantidad de coches que circulan en Rosario

Los dirigentes del gremio de choferes taxistas calificaron este nuevo acercamiento con los funcionarios municipales como un “primer gran paso” para inaugurar este dispositivo de detección de trabajo en negro y evasión de parte de los titulares. La idea es que esta nueva fiscalización sea ineludible para los titulares de licencias, ya que sería un requisito para efectuar la desinfección del vehículo y llevarse completa la inspección técnica.

“La coordinación entre la autoridad competente para autorizar y renovar licencias de taxis (Municipio) y la cartera de Trabajo provincial -con la presencia de algunos funcionarios especializados en el galpón de Servicios Públicos- permitirá erradicar definitivamente las omisiones de los derechos laborales y los abusos contra los y las choferes de taxis”, indicaron los peones en un comunicado.