La Fiscalía desestimó la denuncia de una joven sobre un presunto intento de secuestro que habría perpetrado un taxista, al que escuchó “hablando en clave” con otra persona. “No hay elementos que configuren un delito penal”, indicaron.

A esta conclusión se llegó luego del análisis de audios contenido en celulares aportados en la presentación espontánea en la Fiscalía por el denunciado, el pasado 17 de noviembre. Además se realizó un relevamiento de cámaras de seguridad, corroborando el trayecto del GPS del vehículo aportado en la misma presentación.

De acuerdo al Ministerio Público de la Acusación (MPA) se logró corroborar que los dichos a los que la denunciante hace alusión en la denuncia como presuntos diálogos con el fin de secuestrarla, correspondían a la conversación del denunciado con su hijo vinculada a la organización de la cena de dicha noche.

A partir de ello, el fiscal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Dr. Raggio, resolvió desestimar la denuncia penal. Atento a que las constancias y los dichos tanto de la denunciante como del denunciado, y la evidencia objetiva recabada en la investigación “no presentan elementos que configuran un delito penal”.

La denuncia la había realizado una joven de 23 años, quien relató entre lágrimas un presunto intento de secuestro por parte del conductor del taxi porque este permanentemente hablaba de comida en un tono que ella interpretó como sospechoso. “No puedo creer que pude haber sido la próxima Ni Una Menos”, había dicho en su momento, pero todo quedó en la nada.