En paralelo con la confirmación de varios focos frente a Rosario, la Multisectorial Humedales denunció este domingo nuevos incendios “intencionales” al otro lado del río Paraná. De esta manera, señalan que se repite el problema del fuego que el año pasado afectó a medio millón de hectáreas.

A través de un comunicado, los ambientalistas advirtieron que hay columnas de humo tanto a la altura de Granadero Baigorria como en Pueblo Esther y otras localidades de la región. Al respecto, afirmaron: “La quema sigue. No hay tregua para la flora y fauna amenazada. El río levantó su nivel y las islas están verdes”.

“Varios de los focos están situados en lugares de difícil acceso y hay sitios que se queman de modo reiterado, por lo tanto pensar en el descuido de un campista no es una opción”, puntualizaron los ecologistas en el escrito reproducido por Télam.

Quienes reclaman la sanción de una ley para proteger los humedales afirman que hay especies “en situación de extrema vulnerabilidad” a raíz del extenso daño en el Delta durante el año pasado.

La multisectorial recordó que “miles de mamíferos, aves y reptiles agonizaron bajo la llamas y los que sobrevivieron, desprovistos de refugio y alimento, fueron blanco fácil de la caza ilegal que nadie controla islas adentro”.

También hubo muertes humanas, aunque nunca nadie habló de ello, porque la contaminación del aire en Rosario, en una escala donde a partir de 100 el aire se torna dañino, subió a valores cercanos a 400″, subrayaron los ambientalistas.

En cuanto a este tema, voceros de la organización apuntaron que “grupos sensibles, entre ellos personas asmáticas”, empiezan a padecer las consecuencias del fuego. “Es justamente dentro de este grupo donde se reportaron los fallecimientos”, sostienen.

“Llevamos más de una década respirando humo y las patologías consideradas de largo plazo se van a empezar a hacer visibles”, afirmaron los ecologistas.

El escrito difundido este domingo señala que “los cursos de agua del humedal se ven transitados por barcazas que transportan cientos de cabezas de ganado islas adentro”. A continuación, indican que “frente a Rosario las islas forman parte de una reserva natural y hay modos de edificar y lotear”.

“Ni siquiera a quienes redactaron las normas parece importarles. Ganadería con alta carga de animales, boom inmobiliario, entre otras producciones que dañan desde adentro a los ecosistemas que conforman nuestros humedales”, añadieron desde la multisectorial.

“Después nos preguntamos por qué queman. ¿No será porque es increíblemente redituable y alentado de modo indirecto por el mismo Estado? Más de un año continuo de quemas. Total impunidad. Ningún plan de restauración?, concluyeron los autores del documento.